La clave para una red más rápida: una red más pequeña

Nos hemos acostumbrado a ver las redes de celular cernirse sobre nuestras cabezas: grandes antenas montadas en torres, mástiles y techos de edificios transmiten sus señales desde las alturas. Pero la red móvil comenzará muy pronto a adoptar una escala más humana.

La industria móvil ha logrado miniaturizar el componente básico de las redes de celular: la celda. El resultado son las llamadas small cells, que funcionan del mismo modo que las macro celdas: proporcionan las mismas velocidades, transportan la misma capacidad y soportan las mismas llamadas telefónicas. Lo que distingue a las small cells de las celdas macro es que cubren un territorio mucho menor.

Esto es importante dado que la red móvil es básicamente una red compartida. Por lo tanto, el hecho de que una torre LTE pueda soportar 100 Mbps no garantiza en nada que el usuario experimente este tipo de velocidades en su smartphone o tableta. La capacidad de red se divide y se reparte entre todos los dispositivos conectados a una torre en cada momento dado. Sin embargo, si se reduce el radio de alcance de las celdas disminuye la cantidad de dispositivos conectados a cada una de ellas. Y al haber menos recursos para compartir, todos los usuarios disfrutan de velocidades más rápidas. Tomada por separado, cada small cell no aporta mucha capacidad a la red, pero si se despliegan en clústers densos, los incrementos de capacidad son sustanciales.

A modo de ejemplo, si una celda macro con un radio de alcance de un kilómetro y medio proporciona hasta 100 Mbps de capacidad LTE, un clúster de 20 small cells cubriendo un área semejante podría soportar – al menos en teoría – 20 veces esa capacidad.

En consecuencia, los operadores móviles están comenzando a emplear small cells para aumentar inmensamente la capacidad de 4G en áreas donde la demanda de datos es elevada: corredores urbanos, espacios cerrados muy concurridos y distritos comerciales. Así, en los Estados Unidos la compañía Verizon ha instalado small cells en los corredores tecnológicos de San Francisco, montándolas en postes de luz manzana por manzana.

La red macro no va a desaparecer. Las grandes torres proveen la cobertura necesaria para hacer de nuestros celulares verdaderos dispositivos móviles. Pero en las ciudades más densas, estas macro celdas, a la larga, actuarán más que nada como una suerte de elemento vinculante y unificador. Serán las responsables de asegurar la cobertura celular dentro de automóviles y en zonas residenciales poco densas, garantizando la cohesión de la red entre los clústers de small cells. Si bien esta continuidad de la cobertura será crucial, las small cells harán la mayor parte del trabajo pesado en términos de tráfico de datos.

Existen aún ciertos obstáculos técnicos que la industria celular deberá superar para que una red de múltiples capas sea posible. Cuando la red macro comienza a utilizarse como una especie de paraguas debajo del cuál se despliegan small cells, inevitablemente se genera interferencia. Uno de los desafíos más grandes que las small cells plantean a los operadores es el de asegurarse que funcionen bien junto con las celdas macro. Nuevos estándares en desarrollo para las redes 3G y 4G prometen mantener a raya esta interferencia.

La transformación de la red celular no ocurrirá de un día para el otro, pero varios operadores globales ya están desplegando estas pequeñísimas estaciones base en el tejido urbano de nuestras ciudades. Vodafone las ha colocado en carteles y mobiliario urbano en Amsterdam. En los Estados Unidos, AT&T las instaló en centros comerciales, estadios y áreas peatonales de las ciudades más importantes (e incluso en Disney World). Por lo tanto, de encontrarse frente a una caja extraña colocada en un poste de luz, vale la pena consultar el celular: es muy posible que esté recibiendo una señal mucho más fuerte.

Nota del editor: Este artículo fue escrito por Kevin Fitchard, autor invitado. Kevin es un periodista especializado en la industria móvil y las tecnologías inalámbricas, que ha escrito más recientemente para Gigaom. 

Texto traducido por Johanna.

Esta entrada fue publicada en LTE, Señal celular y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario